2011 Año Internacional de los Bosques: ¿Otra pérdida de tiempo?

Para quienes transitamos por las arduas luchas de la concientización de la problemática medioambiental y ecológica, asumimos otra efeméride más decretada por el órgano rector llamado el PNUMA (por sus siglas, Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente).

Año Internacional de la Protección a los Bosques, supuestamente. Alguien se apiade de estos y tenga algún sentido. Lo digo por los dimes y diretes de no sé en cuantos Congresos, Seminarios, Charlas o Conferencias donde se habló en el 2010 sobre la Biodiversidad. Los resultados del honorable Año Internacional de la Diversidad Biológica, estoy seguro que muchos coincidimos que fueron muy pobres.

A pesar de las mejores intenciones de las Organizaciones tutoras como GREENPEACE  o WWF (Siglas en ingles) y de no se sabe a ciencia cierta cuantas Fundaciones en todo el planeta, amigos lectores muy pocas personas se enteraron de nuestras buenas intenciones.

Podemos citar algunos ejemplos. Además del decreto sobre la Biodiversidad, fue el año Internacional de la Protección a los Manglares.  Ecosistema terriblemente maltratado y desplazado por el urbanismo sin que realmente se lograra que grandes mayorías entendieran su importancia. Una biodiversidad en extinción inminente. Bueno, los pobres manglares por su ubicación geográfica son ciudadanos del llamado tercer mundo.

Por otro lado la cantidad de biodiversidades agredidas como en Borneo, África y la misma Amazonía brasileña para extender cultivos como palmas aceiteras o caña de azúcar en nombre de estrategias “verdes” como el desarrollo de biocombustibles. ¿Y las inexistentes políticas públicas en las agendas globales sobre la tala o usos de la madera?

Otro año más de tener que escuchar interminables exposiciones como el reconocimiento de esta estimación; cada año más de 130.000 km² de bosques se pierden debido a la deforestación. La conversión a tierras agrícolas, la recolección insostenible de madera, las prácticas de la gestión inadecuada de la tierra, y la creación de los asentamientos humanos son las razones más comunes para la pérdida de zonas boscosas.

Según el Banco Mundial, la deforestación representa hasta un 20 por ciento de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, que contribuyen al calentamiento global y, con ello al cambio climático.

Por otro lado, un año más de quien sabe cuántas exposiciones y explicaciones teóricas  o científicas sobre las incidencias de la pérdida de grandes extensiones de bosques y selvas y su inevitable consecuencia: el cambio climático.

Un año más que transcurrirá en el discernir de ¿cuántas vidas cobrará el cambio climático? Todo en nombre de nuestra superioridad. Argumento que científicamente no  ha sido comprobado. Pero algo si está demostrado amigos lectores, nuestra torpeza e ignorancia está reflejada en la manera de relacionarnos con los demás seres vivos que nos acompañan.

El escritor se ve obligado a continuar. ¿Cuántos de los que lean este articulo practicaran o al menos enseñaran a sus hijos a sembrar un árbol? Pensando que aun esa acción no ayudara al enorme deterioro mundial. Me refiero a la inclemente deforestación. Pero es posible dejar una nueva era, si educamos a nuestros niños con acciones inmediatas,  enseñarles que los bosques constituyen el hábitat de alrededor de dos tercios de todas las especies sobre la tierra y la deforestación de bosques tropicales produce la pérdida de biodiversidad de hasta 100 especies por día.

Mientras la madera sea un negocio multimillonario donde no se respeten o se cumplan legislaciones por conciencias compradas nuestros bosques seguirán su inevitable exterminio.

Cada día 3.500 camiones circulan por el interior de la selva amazónica brasileña cargando madera ilegal. Con la escasez de la misma en el mundo, el precio del metro cúbico de la madera sacada de la Amazonía es pagado por los madereros a los propietarios de la zona a una media de US$ 10; después, la sierran y la exportan en forma de planchas o bloques cuadrados.

En Europa esa madera es vendida por los comerciantes locales a los fabricantes de muebles o a los consumidores comunes a un precio cercano a los US$ 1.400 el metro cúbico. Estas son solo algunas cifras que ilustran la magnitud de este negocio.

Nos debe hacer reflexionar si realmente algo cambiará con la honorable resolución del PNUMA “2011 Año Internacional de los Bosques”.

Gustavo Carrasquel | azulambientalistas@gmail.com

Sobre el Autor: Comunicador Social Ambientalista, Ecologista y Conservacionista. Director de Medios de Azul Ambientalistas. Editor de Canal azul 24 y Blue Channel 24.

 
INICIO