La tragedia del Lago de Maracaibo: palabras claves de un proceso que no tiene fin ni dolientes

3

La Fundación Azul Ambientalistas señala las inminentes fugas en las tuberías de producción sublacustres por corrosión que yacen en las profundidades del Lago de Maracaibo, estado Zulia en Venezuela

Desde hace más de 80 años se está extrayendo petróleo en el Lago de Maracaibo y desde ese entonces los derrames, filtraciones (por operaciones de perforación), bombeo, mantenimiento de pozos y descarga de aguas de lastre en tanqueros, entre otros se han suscitado. Estas condiciones se siguen viendo como operaciones “normales” o “aceptables” dentro de nuestra principal industria petrolera.

El Lago de Maracaibo sigue pagando con creces su bondad de tener petróleo en la profundidad de su subsuelo. En él, empresas multinacionales ensayaron por primera vez en el mundo técnicas de perforación aguas adentro, lo que conllevó, como era de esperarse, a un inimaginable número de accidentes y sus respectivos derrames.

2

Estas corporaciones cubrieron el lecho lacustre con más de 24.000 kilómetros de tuberías y la cuenca del lago con casi medio millón de kilómetros de las mismas. En su momento, llegaron a contar con más de 450 estaciones de flujo para almacenar y bombear el crudo y toda una flota de tanqueros, gabarras, lanchas, remolcadores y todo tipo de embarcaciones complementarias para este tipo de actividad, convirtiéndose en los principales agentes contaminación.

El Lago tiene alrededor de 5 mil pozos entre activos e inactivos. Si le damos a cada pozo un promedio de 600 metros de tubería, y según expertos, técnicos en la materia, la vida útil de cada tubería bien mantenida es de 5 años.

Perfectamente podemos entender, que las actuales filtraciones son el primer reflejo del deterioro de estas tuberías. Por una parte, por la falta de mantenimiento y por la otra por lo corrosivo del medio acuático.

Según cifras del Ministerio del Ambiente, recogidas en los distintos diarios de la región, en el Lago se producen mensualmente alrededor de 15 derrames en distintas escalas. Es decir, que en los últimos 10 años, el lago ha sufrido la intoxicación de cerca de 1.800 derrames aproximadamente.

Esto nos da una idea del daño patrimonial y ecológico que ha causado la explotación petrolera en el Lago de Maracaibo durante casi 100 años. Quizás los marabinos y zulianos en general, no sentimos el impacto ambiental que esto conlleva. Pero hay otra realidad. Las víctimas directas y quizás inéditas que sufren y hasta mueren como resultado de la contaminación.

1

En reciente jornada de limpieza realizada en el municipio San Francisco, se observaron 56 garcitas resneras (Bubulcus ibis), 6 viuditas de agua (Fluvicola pica), 8 tordos (Quiscalus lugubris), y un par de palomitas maraquitas (Scardafella squammata), en contacto con estos agentes contaminantes, donde las garcitas evidencian partes de su cuerpo (pata y plumas) petrolizadas.

No creo posible en estos momentos, cuantificar otras especies afectadas por éstos derrames, como crustáceos, peces, reptiles y quizás hasta mamíferos que hacen vida propia en los variados ecosistemas de las riberas del Lago de Maracaibo. La pérdida de biodiversidad es cuantiosa, el manglar por ejemplo, flora necesaria para la oxigenación de estas aguas y principal refugio para la reproducción de múltiples especies marinas, también sufre silencioso la erosión y agresión de esta contaminación del preciado “Oro negro”.

El futuro es incierto. Más aun cuando se desconoce o se niega esta realidad. Resulta no solo egoísta, sino hasta criminal negarle al Lago de Maracaibo planes de contingencia que faciliten el saneamiento de sus aguas y ecosistemas variados únicos en Latinoamérica.

Solo nos queda la voz y el derecho de palabra que nos permite exigir, que ya es hora de tomar consciencia de cara al futuro. El Lago de Maracaibo no merece una muerte impugne.

Gustavo Carrasquel
Director de Medios de Azul Ambientalistas
0414-6620562
azulambientalistas@gmail.com
www. ambientalistasdelzulia.org.ve
canalazul24web.wordpress.com
Facebook (Página): "Azul Ambientalistas"
twitter: @fundacionazul y @canalazul24

INICIO