Charles Darwin, Biólogo, Botánico y Naturalista Inglés

Charles Darwin (12 de Febrero de 1809 en Shrewsbury-Inglaterra - 16 de Abril de 1882 en Kent-Inglaterra) reunió en su persona las cualidades de biólogo y de explorador. Embarcado en el Beagle (1837), pudo impresionarse viendo la distribución de las especies vivientes en América del Sur y compararla con las europeas.

El estudio de la flora y fauna de las Islas Galápagos (con sus evidentes endemismos) fue definitiva para la elaboración de su doctrina sobre la evolución de las especies. Darwin, con sus meticulosos estudios, hizo un auténtico trabajo ecológico. De ahí que la ecología moderna empezó con Charles Darwin. Al desarrollar la teoría de la evolución, Darwin hizo hincapié en la adaptación de los organismos a su medio ambiente por medio de la selección natural.

Darwin publicó la obra con la que pasaría a la historia: “Del Origen de las Especies por Medio de la Selección Natural” en 1859.  Allí planteó que el factor esencial para que se produzca el cambio de una especie en otra es la lucha por la supervivencia, en la que el más fuerte es el que triunfa.

El medio ambiente puede influir en la forma de un animal: la abundancia de comida hará desarrollar especies más pequeñas. A la vez, la costumbre cambia la forma: el pato doméstico ya no sabe volar. En este sentido, el hombre puede incidir en la evolución de animales y plantas.

Finalmente, la lucha por la supervivencia es la causa más importante de la evolución de las especies. Los individuos más fuertes de una camada suelen ser los únicos sobrevivientes de una familia numerosa. El resultado de esta lucha por sobrevivir es la selección natural, que termina produciendo una nueva especie.

También se produce selección artificial cuando el hombre interviene en el cambio de una raza (los animales domésticos son un excelente ejemplo). Sin embargo, en la naturaleza existen curiosos fenómenos que parecerían ser el resultado de un esfuerzo inteligente de la vida para salvar las especies en peligro: el mimetismo, la mímica de sonidos, colores y olores, entre otros.

Con su teoría de la evolución, Charles Darwin estableció las bases para la biología moderna. Hoy día, expertos en genética, ciencia molecular y biología celular toman a Darwin como el padre de su actual vocación. La genética moderna confirma que Darwin estaba en lo cierto. “Para mí, Charles Darwin es la persona más importante que jamás ha existido” afirma sin dudar el célebre investigador y descubridor de la estructura de Doble Hélice del ADN, James Watson.

Las teorías de Darwin fueron duramente atacadas por la Iglesia, pero también contaron con muchos defensores, luego de haber publicado una gran cantidad de obras.

¿Cuál es el aporte fundamental de Darwin que hace de él el biólogo más excelso de la ciencia moderna? Para el biólogo Faustino Cordón, es la afirmación de que las especies animales y vegetales han resultado no de actos de creación independientes, sino de un proceso de evolución en cuyo transcurso se han ido transformando unas en otras, ya que esta idea había sido sentada inequívocamente por Lamarck en su Filosofía zoológica aparecida en 1809, justamente el año del nacimiento de Darwin.

Puede decirse, con más precisión, que lo que Darwin descubre es una causa verosímil de la evolución de los vegetales y animales, a saber, la selección natural preferente como reproductores de los individuos más aptos para sobrevivir en su medio, causa que, en mi sentir es la básica o exclusiva.

Además, Darwin reunió con gran consecuencia pruebas racionales y de muy diversos campos en favor de sus tesis, como son los resultados de la selección artificial sobre las especies domésticas, la consideración de otras causas posibles de la evolución aparte de la selección natural, la respuesta a objeciones posibles a la evolución de las especies y en particular al mecanismo postulado por él de la selección natural, las pruebas aportadas por la paleontología, por la distribución geográfica, por la anatomía y embriología comparadas y por la existencia de órganos rudimentarios.

Cualquiera de estos tipos de prueba es ya muy convincente, pero el conjunto de ellos, expuesto con evidentes prudencia y veracidad, tiene un enorme poder de convicción que impuso a la ciencia, como verdad firmemente establecida, la evolución de las especies por selección natural de los más aptos.

INICIO