Día Mundial del Agua 2012: El mundo tiene sed porque tenemos hambre

El Día Mundial del Agua se celebra cada  22 de marzo como una manera de llamar la atención sobre la importancia del agua dulce o de consumo humano y de concientizar por una gestión sostenible de los recursos hídricos.

Un día para celebrar que el agua dulce fue tema de especial interés en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (CNUMAD) en el año de 1992.

La Asamblea General de las Naciones Unidas respondió designando el 22 de Marzo de 1993 como el primer Día Mundial del Agua.

Cada año, el Día Mundial del Agua resalta un aspecto específico que genera el consumo humano. El enfoque en el 2012 es sobre el “Agua y la seguridad alimentaria”.

Hoy en día hay 7.000 millones de personas que alimentar en el planeta y se prevé que habrá otros 2.000  millones para el año 2050. Las estadísticas indican que todas las personas beben de 2 a 4 litros de agua a diario, sin embargo, la mayor parte del agua que 'bebemos' está incorporada en los alimentos que consumimos: producir 1 kilo de carne de vacuno, por ejemplo, consume 15.000 litros de agua, y 1 kilo de trigo se 'bebe' 1.500 litros.

El problema no está lejos de nosotros. Hay medidas a las que todos podemos contribuir en nuestra vida diaria:

.- Consumir productos que hagan un uso menos intensivo de agua.

.- Reducir el escandaloso desperdicio de alimentos.

.- Nunca se consume el 30% de los alimentos producidos en todo el mundo y el agua utilizada para producirlos se pierde definitivamente.

.- Producir más alimentos, de mejor calidad, con menos agua.

.- Llevar una alimentación saludable.

Mensaje de Ban Ki Moon, Secretario General de la ONU, con Motivo de la Conmemoración del Día Mundial del Agua 2012

En las próximas décadas, para poder alimentar a una población mundial cada vez mayor y garantizar la seguridad alimentaria y nutricional para todos será necesario aumentar la producción de alimentos. Esto, a su vez, significa que nuestro recurso finito más importante, el agua, deberá utilizarse de forma sostenible.

El tema del Día Mundial del Agua que se celebra este año es «El agua y la seguridad alimentaria». La agricultura es, con mucho, el principal usuario de agua dulce. A menos que aumentemos nuestra capacidad para utilizar el agua de manera sensata en la agricultura, no podremos acabar con el hambre y abriremos la puerta a una serie de problemas, entre ellos la sequía, la hambruna y la inestabilidad política.

En muchas partes del mundo, el agua escasea cada vez más y se han ido reduciendo las tasas de aumento de la producción agrícola. Al mismo tiempo, el cambio climático está agravando los riesgos y la imprevisibilidad para los agricultores, especialmente para los agricultores pobres de los países de bajos ingresos, que son los más vulnerables y los que tienen más dificultades para adaptarse.

Estos desafíos interrelacionados aumentan la competencia entre las comunidades y los países por los escasos recursos hídricos, con lo cual agravan antiguos problemas de seguridad, crean otros nuevos y dificultan la consecución de los derechos fundamentales a la alimentación, al agua y al saneamiento. Con casi 1.000 millones de personas que padecen hambre y alrededor de 800 millones de personas que aún no tienen un suministro seguro de agua potable, es mucho lo que debemos hacer para fortalecer los cimientos de la estabilidad en los planos local, nacional y mundial.

A fin de garantizar la seguridad alimentaria e hídrica para todos se requerirá la plena participación de todos los sectores y agentes. Será necesario transferir tecnologías hídricas apropiadas, empoderar a los pequeños productores de alimentos y conservar los servicios esenciales de los ecosistemas. Se requerirán políticas que promuevan los derechos al agua para todos, una mayor capacidad reguladora y la igualdad entre los géneros. También será esencial invertir en la infraestructura hídrica, el desarrollo rural y la ordenación de los recursos hídricos.

Todos deberíamos sentirnos alentados por el renovado interés político por la seguridad alimentaria, como demuestra el alto grado de prioridad que se atribuye a esta cuestión en el programa del G-8 y del G-20, el hincapié que se hace en el nexo entre alimentos, agua y energía en el informe de mi Grupo sobre la sostenibilidad mundial, y el número cada vez mayor de países que se comprometen a fomentar la nutrición.

En este Día Mundial del Agua, insto a todos los asociados a que aprovechen cabalmente la oportunidad que brinda la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible (Río+20). En Río debemos establecer la conexión entre la seguridad hídrica y la seguridad alimentaria y nutricional en el contexto de una economía verde. El agua contribuirá decisivamente a crear el futuro que queremos.

Para Saber Más:

.- Sitio Oficial del Día Mundial del Agua 2012

.- Sitio Oficial de la ONU para el Día Mundial del Agua

.- Decenio Internacional para la Acción "El Agua Fuente de Vida"

.- Documentos

INICIO