Día Mundial del Hábitat 2012: Cambiar las Ciudades para Construir Oportunidades

Las Naciones Unidas han designado el primer lunes de octubre de cada año como Día Mundial del Hábitat. La idea es reflexionar sobre la situación de nuestros pueblos y ciudades y el derecho básico de todos a la vivienda adecuada. También tiene el propósito de recordar al mundo su responsabilidad colectiva para el futuro del hábitat humano.

El Día Mundial del Hábitat se celebró por primera vez en 1986 con el tema «La vivienda es mi derecho». Nairobi fue la ciudad anfitriona para la celebración de ese año. Otros temas anteriores han incluido: «Vivienda para las Personas sin Hogar» (1987, Nueva York), «Vivienda y Urbanización» (1990, Londres), «Future Cities» (1997, Bonn), »Ciudades más Seguras» (1998, Dubai); «La mujer en la gobernanza urbana» (2000, Jamaica), «Ciudades sin tugurios» (2001, Fukuoka), «Agua y Saneamiento para las Ciudades» (2003, Río de Janeiro), «Los objetivos de la Declaración del Milenio y la Ciudad» (2005),«Las ciudades, imanes de esperanza» (2006), «Ciudades armoniosas» (2008) y «Planificando nuestro futuro urbano» (2009, Washington, DC).

Las ciudades son los motores del crecimiento. Es en éstas donde muchos realizan sus sueños de una vida mejor. Incluso cuando a veces esto no se logra, muchas personas abandonan las zonas rurales y acuden a las urbes por la promesa de un mejor futuro. Se dirigen allí en busca de un buen empleo o para fundar nuevas empresas, que no sólo proporcionen ingresos a sus propietarios, sino también a sus empleados.

Con el lema de este año 2012 «Cambiar las ciudades para construir oportunidades», ONU-Hábitat quiere destacar la necesidad de planificar mejor nuestras metrópolis porque el crecimiento improvisado conduce a un desarrollo caótico y a una desequilibrada expansión urbana. Por el contrario, cuando están bien ideadas, las ciudades ofrecen oportunidades tanto a sus actuales como a sus futuros residentes.

Mensaje del Secretario General en el Día Mundial del Hábitat 2012

La mitad de la población mundial vive actualmente en pueblos y ciudades. En poco más de una generación, dos terceras partes de la población mundial serán urbanas. A medida que la proporción de la humanidad que vive en el medio urbano crece, también lo hace la necesidad de reforzar la dimensión urbana de nuestros esfuerzos para reducir la pobreza mundial y promover el desarrollo sostenible.

De la necesidad surge la oportunidad. Unas ciudades mejor planificadas y que funcionen mejor pueden ayudar a guiarnos hacia el futuro que queremos: ciudades donde todos tengan una vivienda adecuada y buenos servicios de agua, saneamiento, salud y otros servicios básicos; ciudades con buenas perspectivas educativas y laborales; ciudades con edificios y sistemas de transporte público con un uso eficiente de la energía; ciudades donde todos se sientan integrados.

En todas las regiones existen buenas prácticas de gestión del desarrollo urbano, y podemos aprender de los ejemplos que ofrecen. Pero estamos muy lejos de convertir en realidad el ideal de unas ciudades sostenibles e inclusivas. Las zonas urbanas son responsables de la mayor parte de los desechos y la contaminación que producimos. Muchas personas están especialmente expuestas a los desastres, incluidos los crecientes riesgos asociados con el cambio climático.

Y, si bien hemos alcanzado la meta del Objetivo de Desarrollo del Milenio de mejorar considerablemente la vida de por lo menos 100 millones de habitantes de barrios marginales diez años antes de la fecha límite de 2020, las cifras absolutas siguen creciendo. Casi la cuarta parte de los residentes urbanos, es decir, más de 850 millones de personas, viven en barrios marginales o asentamientos informales.

El 90% de la expansión urbana mundial se está produciendo en el mundo en desarrollo. Una proporción considerable de sus habitantes son jóvenes y, para 2030, nada menos que el 60% de todos los habitantes de las ciudades tendrán menos de 18 años. Es esencial que esos jóvenes tengan acceso a un empleo digno y una educación de calidad.

En la Conferencia sobre el Desarrollo Sostenible celebrada en Río de Janeiro este año, se reconoció la importancia de las ciudades para alcanzar sociedades sostenibles del punto de vista económico, social y ambiental. Se subrayó la importancia de las asociaciones mundiales para aplicar el Programa de Hábitat y se destacó la función central de los gobiernos municipales en la conformación de una visión de ciudades sostenibles, desde la planificación de nuevas zonas urbanas hasta la revitalización de ciudades y barrios más antiguos. En este Día Mundial del Hábitat, comprometámonos urgentemente a trabajar juntos para llevar a cabo una gestión integrada e integral del entorno urbano en beneficio de las personas y del planeta.

Para Saber Más:

.- Sitio Oficial del Día Mundial del Hábitat 2012

.- Documentos sobre el Día Mundial del Hábitat

.- Sitio Oficial de ONU Hábitat

.- Enlace relacionados

INICIO