Milko Schvartzman, Activista de Greenpeace Latinoamérica

No dejaría de ser un símbolo de madurez única y hasta humanitaria, el otorgarle la debida importancia a los organismos que, lejos de todo apoyo gubernamental, se encargan de velar por un correcto desenvolvimiento de las sociedades en lo que a contaminaciones del ambiente se refiere. Greenpeace es el grupo emblemático de esta acción. El argentino Milko Schvartzman es un activo colaborador de Greenpeace Internacional en la lucha destinada especialmente a la “Campaña de los Océanos”, para impedir la caza de las ballenas.

La inquietud de Milko data desde su niñez y lo acompaña una interesante vivencia relacionada a la preservación ambiental. Recién llegado de Venezuela y ya pronto para continuar la campaña en países como Australia y Nueva Zelanda.

Su Relato
Milko nos dice “Soy descendiente de austríacos y franceses, tengo 30 años y soy el mayor de 5 hermanos. Vivimos en el barrio La Bianca de la ciudad de Concordia, Argentina. Cursé mis estudios en la Escuela Almafuerte y luego en la José Gervasio Artigas. Desde ahí ya estaba interesado en el ambiente. “Cielo Azul” se llamaba un boletín de papel reciclado que hacía con mis compañeros y lo repartíamos en todos lados. Concurría a cursos que dictaban en la Municipalidad, visitaba una reserva ecológica que había en la Tortuga Alegre. Luego me fui a estudiar ingeniería a Buenos Aires”.

Socio Voluntario de Greenpeace
“Visité la Feria del Libro y llegué hasta la oficina de Greenpeace y me inscribí como socio voluntario en 1996. Así comencé a colaborar con diferentes tareas propias de oficinista. Luego comencé a participar del grupo de acciones no violentas, pero tuve que aprender a escalar, andar en lanchas entre otras actividades. Posteriormente me designaron a la <<Campaña de Pesca de la Ballena>>. Fui parte del equipo de la campaña en los océanos y temas relacionados a la contaminación de energía nuclear en Greenpeace Argentina.

Especialista en Océanos para Latinoamérica en Greenpeace Internacional
“Como Coordinador de Campañas para Latinoamérica realizamos todos los pasos con el objetivo de impedir que continúen en riesgo las diferentes especies de ballenas. Es nuestro objetivo difundir las campañas, lograr que la población se interese y participe para proteger el ambiente. Por ejemplo: Argentina es uno de los países de América del Sur que más conciencia tiene. Y los países con mayor educación son Australia y Nueva Zelanda”, destacó Milko Schvartzman.

En su último viaje por Latinoamérica piso suelo venezolano, más específicamente visito la ciudad de Maracaibo, ya que este país es el único en Suramérica que no está afiliada a la Comisión Ballenera Internacional y busca aliados, públicos y privados, que se sumen a la campaña en defensa de las ballenas. Allí fue recibido por la organización Azul Ambientalistas en donde tuvieron una apretada agenda que incluía visitas a Medios de Comunicación Social de la Región y reuniones con activistas ambientales de todo tipo.

Para culminar nos da esta recomendación: “Todos debemos participar en forma activa cuando se cometen delitos ambientales. Se extinguen especies que hacen que cambie el ambiente en el que vivimos y que afectan nuestra salud. No es suficiente ser testigo, se debe participar”, destacó Milko. “Siempre hay que participar en forma activa e involucrarse en organizaciones locales. Creo que eso es muy importante, porque no se puede ser indiferente a lo que está pasando”.

 

INICIO